jueves, 3 de septiembre de 2009

LAGRIMAS Y NARANJAS

Ay... quiero volver a ser un niño. A vivir la felicidad de mi infancia, rodeado y protegido, en donde todo estaba bien y mi casa era un parque de diversiones en donde aburrirse era una utopía.
Cuando uno es pequeño los espacios parecen mas grandes, pero el fondo de mi casa sigue siéndolo para mi, sigue siendo enorme y utópico.
Mi padre en sus ratos libres, en lugar de descansar o mirar televisión, plantaba árboles frutales. Por ese motivos, mi niñez transcurrió entre los aromas frutales de naranjos, higueras, nísperos y ciruelos. Recuerdo que los regaba con una manguera azul que yo utilizaba para jugar con el agua durante las siestas de verano. Se enojaba cuando la encontraba tirada, embarrada y toda enredada en el piso, y yo que estaba en la otra punta del patio escuchaba sus gritos: Ale! vení acá y ordená esta manguera! te dije que no la uses para jugar!. Yo corría a la voz de : si papá! a su lado, sin miedo, sabiendo que su enojo duraría poco.
Todo embarrado, con mis pequeñas manitos, trataba de enroscar la manguera azul, larguísima y pesada, y cuanto mas lo intentaba mas me ensuciaba. Y cuando ya casi estaba enroscada prolijamente, mi padre abría el grifo y me dejaba como un descuido que lo moje, al principio como por accidente, y luego a propósito y entre gritos de niño loco, lo empapaba de pies a cabeza, y entre risas, terminábamos jugando con el agua y enredando nuevamente su manguera azul.
Todavía están los árboles frutales, y cada año nos regalan sus sabores y perfumes.

El domingo pasado, mi madre estaba bajo la planta de naranjas, sentada en un juego de sillas y mesa que le había regalado mi padre. Ese lugar conserva un aroma especial, todo el año, y mi madre siempre solía sentarse ahí.
"Este es mi lugar preferido", me dijo sonriéndome, y cortándome gajitos de naranjas como cuando era niño, sobre un plato blanco con flores azules. Eran las naranjas que había sembrado mi padre, que había cuidado con tanto amor y dedicación, para que mi madre las degustase y las disfrutase junto a nosotros.
A mis hermanos no les gustan las naranjas, a mi me encantan. Las naranjas son el aroma de mi madre.
Ella solía cortarlas del árbol, lavarlas y guardarlas en lugares frescos. Eran enormes y dulces, y tenían ombligos como hijitos. En mi niñez, sin dudas esos ombligos eran hijitos. Me gustaba mucho cuando ella me los daba, eran como pequeñas naranjitas paridas por una naranja madre.
Ella me hacia gajitos de naranja bajo el árbol que las había engendrado, que a su vez fue el árbol que sembró mi padre. Una cadena de amor perfecta, en la cual yo era el último eslabón.
Así transcurrían mis días, junto a mi madre siempre presente, entre frutas y aromas, entre pasto y agua, entre sonrisas y curiosidades. Trepando y cayendo, corriendo y saltando. Con un perro manso y juguetón, mis hermanos y los juegos, los árboles y la sombra, y mi madre...

Hoy dejé mi trabajo para ir al árbol de naranjas quizá para encontrarla de alguna forma.
Me senté en su espacio favorito, sentí su aroma y sin decir una palabra recordé todo esto, y a mi padre.
Había un silencio de muerte, de ausencia, y de tumba.
De a momentos me sentí un extraño en ese lugar sin ella, y algunos instantes hasta tuve impulsos por salir huyendo.
Cerré los ojos, incliné mi cuerpo sobre la mesa, y dormité en el silencio.
El aroma de las naranjas comenzó a traerme su imagen, su voz, su sonrisa y sus manos laboriosas.
Lágrimas caían sobre la mesa, lágrimas que ni yo mismo sabía que todavía quedaban.
Llegaron los por qué? los cómo? y la culpa de no haber sido ese hijo perfecto que ella merecía.
"No quise que lloraras por mi, o preocuparte " me hubiese gustado decirle.
Y en ese momento en donde el cielo gris parecía poner todo mas triste, salió el sol.
Brilló entre las nubes oscuras, como una ráfaga de aliento, iluminando todo, como una esperanza. Dando luz a la escenografía perfecta de mi niñez feliz.
Y así recostado sobre la mesa, me sentí ese niño que se dormitaba haciendo las tareas del colegio, o ese que miraba las hormigas y jugaba , o ese que soñaba con ser marinero.
Y en ese momento inmerso de niñez y de recuerdos, también llegó mi hermana con el bullicio de los niños, sus hijos.

"Tuve la necesidad de venir al árbol de naranjas" me dijo.

Entre gritos y risas, los niños, corrían junto a nosotros y me abrazaban saludándome.
Mi hermana se sentó junto a mi y pude ver el llanto al borde de sus pupilas, pero aún así, me sonrió.
Me abrazó fuerte y me susurró al oído un "te quiero" hermoso y curativo.
Sin dudas mi madre también había sembrado , todos estos años, debajo de ese árbol de naranjas.
Sin dudas dejó frutos cosechados antes de partir, en ese lugar fresco, donde solía compartir sus tesoros cotidianos y eternos.

Un lugar feliz.

23 comentarios:

Llorando lagrimas negras dijo...

Me llegaste hoy mas que nunca a lo màs profundo.
Quiero que sepas que hoy mas que nunca hay gente pensando en vos..
queriendote,impotente al no poder ayudarte..
Lamento muchisimo lo de tu madre..
yo ni siquiera quiero entender ese dolor,como queriendo fingir que nunca va a llegar...
Ojalà encuentres a alguien en quièn puedas refugiarte...como todos queremos darte ahora ese refugio tan necesitado para vos..
Gracias por tus textos llenos de fuerza..no nos abandones,y con tus textos ayudanos a entrar dentro tuyo..

ABRAZOS FUERTES

Jane dijo...

Menos mal que pase por aca por ultima vez en el dia antes de irme a dormir.

Lo que tenia para decir sobre este tema lo hize en el post anterior.

Ahora te digo: gracias por compartir.

Anónimo dijo...

Noble y tierno, como siempre Ale.
Tu madre sin dudas ha sembrado en vos partes de si misma y de todo ese amor.
Ahora entiendo cómo pudiste soportar y amar tanto a Cielo.

besos

PaTrI-PaY dijo...

ays, yo también tengo esos rinconcitos y lugares donde los recuerdos y el alma se fusionan haciendonos volver a esos momentos de niñez. Y ese espíritu, esa sensación de esos días vividos permaneceran en ese lugar para siempre.

María dijo...

¡Bien Ale por escribir sobre otros temas! Así se empieza. Cariños María.

Anónimo dijo...

Yo que fui tu verdugo, tu juez y tu debilidad mayor, sé que tu madre fue una gran mujer.
Nunca me quiso demasiado, y tenía razón, vos merecías alguien mejor que yo. Pero vos me amabas a mi y nadie pudo hacer nada contra eso.
Esa noche larguísima pude abrazarte, y noté que todavia mi cuerpo responde a tu estímulo.
Yo te pertenezco Ale, es así. Aunque pase el tiempo y pasen miles de personas en medio, eso no cambiará nunca.
Hay una muerte que no voy a poder superar jamás, la única que me hace llorar y decir lo mismo que vos decis ahora: Cómo se hace para seguir? esa muerte es la de tu amor por mi.

GuAmBrA LoCo dijo...

toda madre es Dios ante los ojos de un hijo.!!!

bien ahi Ale...


http://eternodivagar.blogspot.com/

un blog cotidiano, con historias verdaderas...El tema tratado es el mas cotidiano, para cualquier ser humano "el amor" pero es tan cotidiano, que no sabemos como manejarlo...

(\__/)
(◕‿◕)
('')_('')

Tirate un pedo dijo...

una linda pedorrada de entrada

Juliet dijo...

Que lindo escribes!! Sin conocerte me has hecho llorar, llorar y recordar que mi infancia, que parece tan lejana, tambien fué muy feliz.

Anónimo dijo...

FUERZA ALE! apuesto a que el anónimo de arriba fue Latini jaja

carli dijo...

A mi me pelaba higos, me abria las granadas y me contaba historias, en las tardes de otoño,o disfrutabamos de las flores y de la uva en verano, la extraño tanto, sus manos asperas del trabajo me acariciaban con una ternura infinita,hoy me dí cuenta que aun ahora la necesito, pero tambien se que quedó en mi alma, y yo como pudé traté con los mios de trasmitirles esas emociones chiquitas,dulces y renovadoras,te quiero tanto FELICITAS,me hicistes inmensamente feliz como hija, gracias Alejo, esta bueno conectarse con esos recovecos del alma,gracias.

carli dijo...

A mi me pelaba higos, me abria las granadas y me contaba historias, en las tardes de otoño,o disfrutabamos de las flores y de la uva en verano, la extraño tanto, sus manos asperas del trabajo me acariciaban con una ternura infinita,hoy me dí cuenta que aun ahora la necesito, pero tambien se que quedó en mi alma, y yo como pudé traté con los mios de trasmitirles esas emociones chiquitas,dulces y renovadoras,te quiero tanto FELICITAS,me hicistes inmensamente feliz como hija, gracias Alejo, esta bueno conectarse con esos recovecos del alma,gracias.

angel21mbp dijo...

Uhm, Ale, no sabes lo triste que me encuentro de conocer esta noticia, no lo sabía... Quiero decirte tantas cosas, quisiera abrazarte para lograr con ello sostener los pedazos que quedan tras la muerte de un ser tan querido como lo es una madre, ya lo sabes, acá tenés muchos que te apoyamos y que te acompañamos en el dolor...

un beso sincero y mi más profundo pésame!

YOK dijo...

No hay palabras ale
ninguna palabra alcanza
pero aquí estoy

Anónimo dijo...

ufff que fuerte amor, que fuerte.

te amo

carli dijo...

Fuerza hay que dejarlos ir,la tenes en tu alma perfumando tu vida, como yo tengo por siempre a la mia,agradezcamos haberlas tenido y que nos amarán.
Leyendote la recorde con lagrimas y sé que me hubiera retado, porque la mía o la tuya lo único que querían es que fueramos felices,un beso.

Mery*** dijo...

Ale segui adelante...

La isla de la fantasia dijo...

Que hermoso texto Ale


me dejaste sin palabras



Beso






Daniela

*oºoºLokura Esquizofrenikaºoºo* dijo...

ale.. uf... te leo desde hace tiempo... casi un año... y solo puedo decirte que lindo que guardes esos recuerdos, solo debes hacerlos tuyos... y alimentarlos... que daria por escuchar eso de mis hermanos, o de mis padres... no digo que no lo quieran porque a veces lo demuestran con sus actos, solo que a veces las palabras dicen otra cosa... u_u sabes? me hiciste recordar esas naranjas jeje de esas que ya no se ven... y que para mi... tambien fueron naranjas madres porque tambien tenian hijitos jajajaja y hasta les hacia cariño jaja esas naranjas.. si que eran naranjas especiales jajaja buen texto ale... solo guarda esos lindos recuerdos y muchos muchos animos!! jaja me veras mas seguido por aqui :D bye!

Rominita dijo...

www.princesamodelo.blogspot.com
www.princesamodelo.blogspot.com

saludos ale

Anónimo dijo...

nany_m05@hotmail.com me gustaria hablar con vos

Alie dijo...

Lamento muchísimo tu pérdida... me duele todo al leer cosas como ésta y no puedo imaginar qué tan duro puede ser para ti.
Pero está claro que tuvo una vida feliz con ustedes, sin importar los problemas dejó un muy dulce legado en su familia.
Ahora descansa y te cuida... te manda rayitos de sol =)

Ésta desconocida te manda muchos abrazos
Chau

sentimientos dijo...

Sabes Ale yo lo siento mucho, pero quiero decirte algo tú has tenido una madre que te ha dado mucho cariño y eso siempre lo vas a llevar en el alma es el mejor regalo que ella te ha hecho, cuando te leía me preguntaba a mi misma que debe sentirse cuando te quieren tanto, tienes un tesoro el recurdo que ha dejado en ti, ese es tu mayor tesoro

TERREMOTOS EN EL MUNDO

TERREMOTOS EN EL MUNDO
Reza por ellos, tu podrías ser el próximo.

para vos

Quien yo?

Seguidores