lunes, 26 de julio de 2010

SOSPECHA CONFIRMADA

Hoy estuve un tanto inquieto.
No se si la soledad o las ganas de estar con ella todo el tiempo. Mis domingos no suelen ser muy divertidos, los dedico a descansar, o tal vez a visitar a la familia. Hoy no fue un día típico en los cuales suelo dormir, hacer visitas o simplemente quedarme en casa. Hoy quería estar a su lado todo el tiempo. No se si es ella o esta necesidad idiota de cortar con la soledad que me mata, me hace ver amor tal vez donde no lo hay...
Juliana no me ama, estoy seguro, aunque siento que la pasa bien conmigo, que le gusto y se siente bien a mi lado, ella ama a otro.Anoche, en una frialdad nocturna, en donde el aire parecía congelarse, y mientras la lluvia comenzaba a dar sus primeros toques, decidió dormir conmigo.
Fue la primera noche que pasamos juntos, completa.
Me sentí genial, para qué negarlo. Fue sublime tenerla en mi cama, en mis brazos, fue maravilloso verla dormir.
Aunque yo solo dormitaba en mis ansias por verla, cada hora, luego de breves episodios de sueño, despertaba solo para verla conmigo. Con la tenue luz de la noche, me dediqué horas completas a observarla dormir.Noté que su piel brilla de noche, y que su pelo se mantiene ordenado mientras duerme.
Verla respirar y dormir, tendida junto a mi, sin la luz de sus ojos encendida, pude apreciar su boca, su nariz, y la suavidad de su respiración tranquila, neutra e ignorante de mi mirada. Inocente, la vi.
Luego me pregunté a mi mismo, cuántas veces mas tendría mujeres en mi cama, esperando de ellas algo mas que sexo, algo mas que tal vez no puedan darme.Sentí frustración, soledad y me sentí un idiota.
Mientras la idolatraba con mis ojos, mi mente se preguntaba una y otra vez, hasta cuando? cuánto va a durarte? en que momento va a cansarse e irse?
Yo se que debo vivir el día a día, los buenos momentos, disfrutarlos... pero...
creo que la vida es mas que eso.
Al menos a mi edad.Y mientras pensaba sobre mis dudas existenciales, ella giró su cuerpo y me dio la espalda. Maravillosamente descubierta ante mi mirada, su cuerpo desnudo quedó ante mi asombro y boquiabierto me enamoré de su presencia.
Ay su piel... su piel... es tan hermosa. Y su desnudez, tan perfecta.
Y no me refiero a un cuerpo perfecto, que de hecho también lo tiene, sino a su desnudez, a su piel semi descubierta, tan sensual, erótica inmersa en sueños, ignorando mi deleite.
No hay nada mas sensual que una mujer desnuda debajo de una cama abrigada...Aunque mi cuarto siempre está templado, no hace frío, en mi cama suele haber alcolchados suaves y abrigados en invierno.
Ella se destapaba en sueños, sin advertir que yo no dormía y estaba viéndola.
Instintivamente la cubrí de nuevo, aunque hubiese seguido observándola toda la noche.
Y cuando la cubrí, ella giró y me besó.
Me regaló un "gracias" angelical, y suavemente con los besos mas dulces, nuevamente me entregó su cuerpo como un trofeo maravilloso, la amé, la amé con locura y desfallecí de placer con su entrega.Luego me dormí abrazado a ella.
Cuando desperté, ella estaba preparando el desayuno para los dos.
Lo sirvió en una bandeja y lo trajo a la cama.
Hermoso detalle, aunque tenia planeado atenderla yo, caí vencido por el sueño.
Llegó sonriente, radiante y suave, a tumbarse en mi regazo, buscando mi calor, apenas vestida, sensual y ardiente.
Y entre bocados de besos y tostadas, me contó su historia.Mis manos temblando intentaban disimular el odio, mis ojos que no querían mirarla fijamente, intentaban distraerse entre la mermelada o el café, y mi voz que solo quería gritar y maldecir, guardaba silencio sin interrumpir el relato.
"Es el hombre que mas amo en mi vida" me dijo...
y mientras lo decía en todo de confianza, como sintiéndose mi mayor amiga confidente, mi alma comenzaba a llorar... aunque mi boca sonrió levemente.
"se que no puedo seguir con el porque es violento" me relataba...
pero yo ya no la oía.Porque a pesar que demostraba interés en su relato, mi cabeza no paraba de repetirme: .. es el hombre que mas ama... es el hombre que mas ama...
Finalizado el desayuno, y su relato triste, me puse de pie, tomé mi ropa, fui al baño, me duché, me vestí, y salí del baño como si nada hubiese sucedido.
Y mientras ella se duchaba, yo solo tenia un pensamiento...
.. ella no me ama... solo se siente bien conmigo...
y ahí donde no me veía, tumbé mi cabeza, cerré los ojos, busqué en mi fortaleza de siempre, y juré una vez mas que empezaría a olvidarla.


jueves, 22 de julio de 2010

MIEDO

Me hundo en ella... no puedo apartar mi vista de su cuerpo.
Yo se que suena cursi, que tal vez no es la mejor frase ni la mas poética...
me enloquece.
Y si bien todas las frases que diga se corresponden a su belleza,
me impresiona mas la forma que tiene de mirarme,
de besarme y de pasear por mi cuerpo
como adueñándose de cada centímetro,saboreándome y entregándose a mi
de la forma mas clara
y menos dañina conocida.
La idolatro, y cada vez que la amo renazco en ella.
Su piel, su aroma... sonará reiterativo,
detallan el mejor anhelo de cualquier hombre.
Y yo la tengo, es mía, está conmigo.
Soy afortunado y se lo demuestro. La cuido.
La elogio y la contemplo, la añoro y la beso.
La huelo con adoración y también la recorro y saboreo.
y en esos momentos ella no me suelta, ni me deja ir.
Se adueña de mi, de mi cuerpo, de mis pensamientos,
y ahí me quedo abstracto, fuera de mi.

No se si es para siempre
se que es hoy, y en un futuro próximo también será.
No se si es mía como creo,
solo sé que se me entrega como si lo fuera.Y si no lo es,
me engaña con maestría.
Porque le creo... todo.

Pero cuando logro despegarme de su cuerpo
cuando la noche me alcanza
lejos de su abrazo y de su templanza,
resigno mi cansancio y me detengo fuera de su alcance.

Guardo silencio y en el descanso solitario
las preguntas vuelven a formularse
sin respuesta alguna...Y espero a que ella hable y me responda.

Pero mientras espero
lentamente me voy alejando
y mientras no me entretiene con sus besos
ni me somete a la tiranía inefable de su sexo,
mientras logro escapar de su mirada que encadena,
las respuestas me llegan desde algún lugar desconocido
y me hablan al oído despacito.Aunque no quiera oírlas,
aunque tape con mi boca las palabras que vaya a decirme,
yo no quiero oírla, porque no quiero dejarla.
Porque siento miedo, y siento pena,
porque no soporto su pasado
ni sus heridas de guerra,
y dentro mio sé que no quiero curarla,
ni repetir la historia.

Y sobre todo porque sé que no puedo curar mas,
y que ya no tengo fuerzas.



martes, 20 de julio de 2010

FELIZ DIA DEL AMIGO

viernes, 16 de julio de 2010

REENCUENTRO

Juliana me idiotiza de una manera increíble.
No habíamos estado juntos desde aquel episodio violento, quise dejarla sola, tranquila para que piense, con la tranquilidad de su mensaje de texto en donde me dijo que me ama.
Pero no aguanté mas y aconsejado por la necesidad de tenerla y la soledad enorme en la cual me vi inmerso, la busqué.
El tiempo parecía eterno, y sentado dentro de mi auto los minutos me parecían horas.Volé hasta su trabajo decidido, hoy iba a tenerla conmigo, no aguantaba mas.
Esperé, esperé y esperé.
Cuando la vi salir, bajé de mi coche, corrí adonde se encontraba y la abracé tan fuerte como pude, la besé y la adoré.
Mi pecho estallaba, mi cuerpo la pedía a gritos, y todos mis instintos conmocionados se emocionaban con su piel, con su aroma y con cada beso que iba dándole aferrada a mi abrazo, como dándome las gracias, como diciéndome "te extrañé" en el aliento de su boca, en su mirada, y en cada uno de los "te quiero" que comenzamos a decirnos.
No se si pueda explicarles lo que sentí mientras me reencontraba con ella, así, sorpresivamente, ante su sonrisa feliz, deseosa y feliz. Mi alma toda se estremecía, reía, lloraba, cantaba y se envolvía de una algarabía tal, que casi se derrama en lágrimas.
" te extrañé mi amor, no puedo estar sin vos" ... le dije temblando.
Ella que sonreía feliz correspondía cada uno de mis besos, mis abrazos y se soltaba, su cuerpo completo pedía mas de mi.El cielo anochecía, las luces diurnas se apagaban, y dentro de mi auto continuamos con los besos, los deseos y las caricias que iban cubriéndose de calor desmesurado, descomunales, deseosas, desesperadamente únicas.
Y como dos adolescentes, nuestros cuerpos no podían responder mas que a la inmediatez, y sin siquiera intentar dar marcha al auto, la amé, ahí mismo, con la sombra de la noche espiándonos, casi desnudos, apasionados y sin poder evitarlo.
Yo que creí que esa escena amorosa formaba parte de mi pasado, me vi envuelto en un sexo salvaje, desenfrenado y pasional, en mi auto, con la única música de mis propios gemidos, de sus suspiros, que envolvían cada espacio, cada milímetro de piel.
" te amo Ale " repetía una y otra vez, dedicando a mis oídos el máximo elixir afrodisíaco, despertando de esa forma mi lujuria mas incontrolable, mi pasión mas descontrolada.
La amé como quien ama en su adolescencia, reviví mis instintos e increíblemente rompí todos los límites de la madurez y del buen gusto, y sin embargo... fue maravilloso.
Fue maravilloso...
"te amo Juli " ... le dije después de todo, cuando había llegado la calma, tan solo para no hablar durante los momentos mas descontrolados, para que supiese que mis palabras no eran producto de un momento de pasión.
Ella lo esperaba y correspondió con otro " te amo Ale " en la calma.
Luego fuimos a mi casa, y volvimos a hacer el amor, pero esa vez mas tranquilos, mas resueltos, aunque con la misma pasión.
" te amo, te amo, te amo, te amo" repetíamos, nos abrazábamos y entre besos nos juramos todo.

Y como si fuese un cuento de hadas, partió a la medianoche.
Dejándome su aroma, sus besos y esta sensación de vacío sin ella." quedate a dormir conmigo " le supliqué.
a lo que contestó: " desde que te conozco, duermo todas las noches contigo".
Tomó su ropa, enfundó su hermoso cuerpo, y se marchó en un remis de mi confianza.
Quise llevarla hasta su casa, pero me dijo que no, " es tarde, estás cansado" , y se fue sola.
Sonriendo, feliz, plena, con un brillo especial en la piel, en sus ojos, en su boca.

"te amo Juli " le dije,
mientras mi mente balbuceaba lo que no pude decirle todavía:

" y aquí me quedo... necesitándote".



miércoles, 14 de julio de 2010

NO TE PREOCUPES POR MI

No esperaba verte,
pero el frío te trajo hasta mi,
buscando entre mis brazos el calor que no te da
ese hombre que dice amarte tanto.
Estas tan hermosa... tan simple y dorada.
Pura,
tanto que ni me animo a tocarte.
Creo que jamás te vi tan iluminada,
salvo aquella otra vez.
Llegas a mi casa como buscando el refugio sagrado de lo eterno.
Y te quedas conmigo, y con algunos de mis besos.
Me gustas tanto así, pero la culpa me impide desearte.
Si fueses mía, te amaría de todas las formas posibles.
Aunque repitas una y otra vez "estoy fea"
intentaré explicarte que eso es imposible en tu estado.
Te miro como si nada malo hubiese sucedido,
siempre pasa cuando alguno de los dos está sufriendo.
Hoy que no estoy sufriendo,
no tolero bajo ningún concepto verte sufrir así.
Entonces, me relajo, me entrego y te cuido.
Alejados de la pasión que supo dominarnos,
te abrazo, te cubro y te protejo como si fueses mía.

Porque me necesitas y porque tu cuerpo habla por ti.
Jamás podría rechazarte o herirte,
jamás.
Estás aquí conmigo para ser cuidada
y por eso me buscaste, me pediste y me encontraste dispuesto.

Ya nada importa sabes?
solo quiero verte bien y tranquila.
Te cubro mientras te vas durmiendo abrazada a mi,
acunada por el silencio y el calor de mi cuerpo.
Tu abrazo me agradece, y tu sueño me bendice.
El no existe ahora, y no te hace sufrir mas.
Ya no hay dolor mi pequeña, ya no te sientes sola.
Estoy para cuidarte hasta que llegue ese día.
Aunque te sientas incompleta,
igual voy a protegerte.
Porque la niña lo agradecerá también
al no presenciar tu pena, y sonreirá contigo mañana
después de estos cuidados.
Cuando vuelvas a jugar con ella
aunque yo no pueda verte, ni verla.

No te preocupes por mi, que yo soy fuerte.
Mañana será otro día,
y el volverá a tenerte,
regresarás a tu mundo maravilloso
tal vez arrepentida de haberme buscado.
Por eso, no te preocupes por mi,
que no tengo nada mas que el don de curarte.

No pienses que puede dolerme
porque sabes, soy la segunda opción de mucha gente.
Bebe de mi abrazo y calma tu pena,
que yo luego me repongo
en esa alquimia de tristezas
que inevitablemente poseo.

No te preocupes por mi,y solo duerme en mi abrazo,
así te curas el alma
y recargas tu energía conmigo,
con la potencia máxima
que solo da un amor sano.
Yo luego veo como hago
para conseguirte mas
para que lleves a tu niña.
Ahora solo duerme y sueña bonito,
y no pienses que soy yo
quien vela tus mejores sueños hoy.

Y siempre...

domingo, 4 de julio de 2010

PARA SIEMPRE

Hoy fui a espiarla.
Detuve mi auto en el jardín del lugar donde trabaja y calladamente, me detuve a verla trabajar. Los enormes ventanales fueron como una enorme pantalla donde yo podía verla moverse, suave, a veces levemente sonriente, inquieta y atenta a su labor.
Tomé un auto de la empresa donde trabajo, solo para pasar inadvertido para ella, para que no reconozca mi auto.
En ningún momento su mirada se vio captada por mis ojos, jamás advirtió mi presencia, continuó su trabajo como si nadie estuviese viéndola, aunque seguramente no eran solo mis ojos los que se posaban sobre su belleza.

Es injusto verla ahí, tan hermosa, sirviendo las mesas.
No quiero desmerecer su labor, sino contarles que ella sosteniendo platos y bandejas, parece desencajar en el lugar. Su belleza merece ser servida, atendida, resaltada y admirada casi con devoción e idolatría.

Mientras estaba observándola, subí el vidrio apresuradamente porque noté que ella se dirigía a la parte externa del restaurant.
Salió por la puerta de uno de los lados, y quitándose su delantal de moza, se sentó unos minutos en un banco rodeado de flores.
Ahí se detuvo unos instantes, mirando lejos, o por momentos bajando la mirada, tomando un pequeño descanzo bajo el amparo del sol que comenzaba a caer.

Estaría pensando en mi? nunca lo sabré.



Tomé mi teléfono celular y le envié un mensaje:

ESTAS HERMOSA AL SOL DEL ATARDECER, EN ESE LUGAR LLENO DE FLORES.

El mensaje pasó desapercibido, dado que no tenía su teléfono consigo.
Vi frustrada mi encubierta declaración de idolatría, no tenía su celular a mano...
Luego de unos minutos, regresó a su trabajo, y yo me fui del lugar.
Fue lindo volver a verla. Aunque escondido.
No tuve fuerzas suficientes para , como aquella noche que le regalé la canasta de flores, sorprenderla, o avanzar hacia ella. Esta vez, no pude.

La extrañé teniéndola enfrente mio, suena raro, lo se.

No era la primera vez que mi cobardía me convertía solo en espectador.
Pierdo las fuerzas, me vuelvo vulnerable y el miedo al rechazo me paraliza. Prefiero solo verla antes que me rechace, o me diga que no quiere volver a verme.

Llegué a mi casa, y noté que tenia un mensaje en el celular.
Miedo... silencio... dudas... cobardía...
Y si en el mensaje me decía adiós?
Y si era el mensaje de alguna otra persona y no suyo?
Y si me decía algo lindo?

Me tendí sobre la cama con el teléfono entre mis manos, cerré los ojos y no quise verlo.
Así me dormí con el celular entre las manos, una hora.
Desperté con el pitido del mensaje nuevo, e impulsivamente, como quien reacciona luego de haber quedado suspendido en el tiempo, leí:

mensaje uno:

TE AMO

mensaje dos:

PARA SIEMPRE
Juliana.

TERREMOTOS EN EL MUNDO

TERREMOTOS EN EL MUNDO
Reza por ellos, tu podrías ser el próximo.

para vos

Quien yo?

Seguidores