jueves, 31 de diciembre de 2009

DESPEDIDA DE AÑO


Foto de despedida de año con mis amigos del trabajo, en España, grupo Telefonica de España, DM, y otros... Asi que niñas PRO LATINI no vengan a romper las pelotas aca. Muchas gracias!
Y es obvio que voy a quitar esta foto en breve.

FELIZ AÑO NUEVO!

viernes, 25 de diciembre de 2009

FELICIDADES!



Me disfracé de Papá Noel y mi autoestima estaba tan alta que creí que me parecia a este de la primera foto, pero en realidad al que me parecia resultó ser el otro, pero muy simpático realmente jaja


FELIZ NAVIDAD PARA TODO EL MUNDO!!!!!!!!!!!

jueves, 17 de diciembre de 2009

A tu pelo

Hay una mujer que me abraza y se duerme conmigo silenciosa y protectora.
Ella me acurruca y me transforma en su niño a veces, otras me convierte en su amo y arrebata la pasión dormida que mi cuerpo exhala.
Nada concuerda con lo que habia imaginado, y sin embargo... ella es quien me abraza.
Su piel me sostiene y me convierte en seda.
Nada existe si ella está en mi cama rodeándome con sus piernas.
Es la misma mujer de siempre, aquella que supo conocerme, que ahora se escapa conmigo buscando este pecho que no puede mas que cobijarla.

Ay como me duele sentir su aliento junto al mio....
Duele con la herida del alma vacía, como una puñalada que traspasa los huesos...

... porque cuando me abraza... me siento libre.

... porque cuando la abrazo... ella remonta vuelo.

No me cuentes de tu vida, ni de lo que hiciste hasta hoy, no me cuentes nada... solo quédate aqui junto a mi cuerpo, dándome esta bocanada de aire que tanto necesitaba.

A veces quisiera gritarte y expulsarte, pero no puedo... me lo impide tu pelo.
Y por que tu pelo? porque me enrieda, me aprisiona y me conduce a tu aroma, a la piel que me atrapa y me revuelca... y no puedo huir.

... porque no quiero irme.

Porque aunque yo me quede, siempre te vas a tu vida, a tus cosas, a el.

Y asi está bien, asi debe ser.

Eso es lo correcto, ellos son lo correcto, no yo.

No, yo no, no lo soy, nunca lo fui. Ni lo seré.

Te vas dejándome el silencio y la cama revuela, tu aroma en las sábanas, en el aire, en la música, tus labios en el borde del vaso, en el agua que rendida en el yakuzzi mantiene los restos de tus besos y de mis caricias... en toda la casa te quedas, sin advertirlo siquiera.

Ay como me duele... aunque pregunte una y otra vez... por que???

Pero no importa... porque vas a volver mil veces mas, en cualquier circunstancia, puedo sentirlo... siempre vas a volver... siempre.

Y yo voy a estar esperándote, de igual manera.

viernes, 27 de noviembre de 2009

La vida sin amor

te gusta esta canción?


Cuando el sol cae un dia mas
se que no quieres dormir
la pasión nos vuelve a desnudar
porque sin ti yo no se vivir
y en la oscuridad enloquecer
a un hombre y una mujer

la vida sin amor
es un fuego sin pasión
la vida sin amor
no sirve ya a mi corazón
pues olvide amar

lagrimas que nunca lloré
suplicas que no te di
un mundo igual que solo sabe huir
dejando atrás todo mi sufrir

y en la oscuridad piel sobre piel
el alma calma su sed

la vida sin amor
es un fuego sin pasión
la vida sin amor
no sirve ya a mi corazón
pues olvide amar

martes, 17 de noviembre de 2009

JUEGO DE NIÑOS

Ay este blog... es como un pañuelo donde vuelco mis lágrimas mas tristes, en donde la gente me mata y me revive, en donde unos pocos me golpean y me escupen y varios me ayudan a ponerme de pie y limpian mis heridas.
Ay este blog se ha vuelto mi lengua.
En el puedo irme y volver, quedarme callado, gritar y vociferar estando equivocado o acertando.
Es mio este blog, son mis entrañas, mis vísceras al sol, mis miserias y mis cualidades.
Vuelvo mil veces cada vez que tengo algo que gritar, para luego irme siempre volviendo una y otra vez... porque alguien me llama, alguien me busca o alguien me extraña minimamente.
La historia continua... porque no tiene fin, todos sabemos eso.
Esta historia continua a pesar de todo, siempre vuelve.
Hay personas que leen para soñar, para creer en el amor, para sentirse amadas.
Otras personas leen para odiarme, para criticar mis estúpidos escritos malogrados, para descreer de ellos y golpearme.

Una vez mas vine a contarles de mi. Y que soy yo mas que esto que me sucede hoy...
nada, no soy nada.
Solo hoy.

Los domingos me resultan tristes, por eso me refugio en algún shopping de moda, o camino por ahí solo, buscando la compañía de los desconocidos, de esa gente anónima que no sabe quien soy, que me mira sin verme, y me acompaña desde la indiferencia.
Los domingos son mi madre. Aunque ahora sean solo flores, cementerio, diez minutos de cada domingo con lágrimas.
El último pasado, tomé a mis sobrinos, y con ellos fuimos a un parque de diversiones en un conocido shopping de la Capital Federal.
Mi sobrina mas pequeña tiene solo tres años, y es pequeñita fisicamente, por lo que la llevo todo el tiempo cargada, en brazos, a upa como decimos aquí.
Asi estaba con mis cuatro sobrinos, convertido en un falso padre, rodeado de mis niños mas amados, y ahí estaba ella también.
Coincidimos como siempre, no sé por qué embrujo, por qué destino siempre coincidimos en los lugares.
Yo con la niña en brazos y ella con su niña también cargada.
Nos diferenciaba la soledad, ella con el y yo solo.
Como primera reacción pensé en ocultarme, escapando cobardemente de su mirada, tan solo para no perturbarla, para no arruinarle su paseo feliz en familia.
Yo sabía que si me veía lloraría en silencio, y su día dejaría de ser soleado.
Miré para otro lado, como ignorando su cercanía. Afortunadamente no me había visto.
Su pelo? larguísimo, negro y brillante.
Su cuerpo? estilizado y erguido. Fuerte y valiente como siempre.
Caminaba segura con su hija en brazos. Y en cada paso parecía decirme: no te necesito.

Callé mientras mis sobrinos jugaban y se divertían, aunque la mas pequeñita seguía en mi regazo mirándome y notando mi ansiedad. Esa niñita hermosa no puede quedarse quieta, corre y se escapa en todo momento, y así lo hizo. Se arrojó de mis brazos y salió corriendo hacia la multitud ante mi desesperación por perderla entre la gente.
Corría y yo detrás suyo, confiando en mi sobrino mayor el cuidado de los otros niños.
No sé como lo hizo, pero llegó hasta ella.
Se paró delante suyo y la miró a los ojos , desde abajo, como miran los niños preguntando algo con la mirada.
Ella la miró mientras le daba su hija al padre y como intrigada comenzó a buscar con la vista a quien cuidaba de esa niñita tan hermosa y tan seria. Ese alguien era yo.
Me acerqué y llamé a la niña sonriendo. Me puse semi de rodillas a la altura del rostro de mi sobrina y corriendo el pelo de su carita le dije: dónde te ibas diablita? ... Luego levanté la mirada para verla, y ahí estaba... mirándome como si fuese un fantasma, incrédula y sorprendida.
Tomé a la niña en mis brazos, me acerqué a ella y le di un beso en la mejilla.
- Hola... cómo estás? - le dije sonriendo ya sin ganas de esconderme.
- Hola.. - me dijo ella mirando a su marido con la beba en brazos.
El se acercó hasta mi y me dio la mano a modo de saludo, sonriendo seguramente sin saber quien soy.
Ella tomó a la beba nuevamente en sus brazos y acercándola hasta mi, me dejó verla cargándola.
No puedo explicar lo que sentí. Solo pude sonreirle y quedarme mudo. Su sonrisa hablaba, sus manos eran solo caricias y su piel resplandecía tanto como la de su beba. Hermosas? no sería el adjetivo suficiente.
-Bueno, tengo que irme, tengo a los otros chicos en los juegos... chau...
- Chau... que sigas bien... cuidate.
A pocos metros estaban mis otros sobrinos que no se dieron por enterados del episodio.
Me senté de espaldas a ella, pero en un momento volteé para comprobar que estaba lejos y que seguramente no la vería.
Pero fue grande mi sorpresa, cuando al darme vuelta, ella me miraba. Su esposo hablaba con otro hombre muy entretenidamente, y ella me veía de espaldas cargando a mi sobrina.
Volví la mirada a sus ojos y la besé a la distancia. No se si producto de la locura, o de mi soledad, mis ojos la besaron y ella también me besó.
Y su beso me llegó. Porque sentí mi cuerpo temblar, mis maños sudar, y mis ojos humedecerse.

Y entonces?

Entonces dejamos de mirarnos, y su esposo la abrazó como recordando su pertenencia.

La gente caminaba junto a mi y todos desconocian la historia. Nadie se percató de esos segundos de besos y sensaciones, porque todo siguió igual.

Luego de dejar a los niños con sus padres, volví a casa.

La luz del contestador titilaba, alguien me había llamado y dejado un mensaje.
Levanté el tubo, disqué mi buzón y apareció su voz diciéndome tan solo estas palabras:

...Te veias increible con la niña en brazos...

jueves, 5 de noviembre de 2009

OPEN

Gracias por votar a favor del blog, yo realmente deseo continuarlo, pero opté por poner una encuesta para conocer la opinión de ustedes. Aunque la encuesta fue manipulada en un momento (la misma persona votó muchisimas veces en contra), la mayoria opina que debo continuar. Obviamente que tambien tengo en cuenta los votos en contra, y voy a reflexionar en torno a ellos, sé que canso con mi pena, y que soy medio boludo a veces, pero bueno... nadie es perfecto :)
Estos últimos tiempos he replanteado varias situaciones en mi vida, como este blog.
A veces internet no es tan virtual como lo creemos, suceden hechos que nos hacen modificar el pensamiento, y ver lo realmente importante en la vida.
Este blog me ha dado mucho afecto, ustedes me levantaron el ánimo cuando caí, creyeron mi historia y le dieron vida dia a dia con sus comentarios.
No importa mi identidad, o todo lo que se dice en torno a este blog. Si entretuve a una sola persona con mis escritos, limitados o no, ignorantes o no, me doy por satisfecho.
Quiero agradecer una vez mas los mails, los comentarios y los mensajes en facebook dándome aliento para continuar escribiendo en este blog.

GRACIAS

Abrazos grandes a todos.

domingo, 1 de noviembre de 2009

EL SECRETO DE SUS OJOS


Hoy vi la película EL SECRETO DE SUS OJOS.

Actores: Ricardo Darín y Soledad Villamil, es un film argentino recientemente estrenado.

Que maravilla! Me gustó muchísimo.


Tengo un amigo, uno de mis mejores amigos, que se instala en mi casa los domingos y me trae películas que miramos mientras tomamos mate, hacemos una picada con salames y quesos, lloramos o puteamos al malo de la historia.

Es medio patético vernos ahí, los dos, como dos viejas friolentas viendo la peli, tirados en el sillón, panza arriba, con los pies sobre la mesita o sobre una silla, comiendo y tomando. Pero nosotros somos felices de ese modo, debo decirles que mi amigo vale oro.

Luego seguimos hablando de la película, discutimos y tomamos partido por alguna situación que nos gustó o no, o simplemente filosofamos sobre si el protagonista debía ser ese u otro, o aquel, o aquella, etc. Cosa de viejos diría mi sobrino.


Volviendo al tema de la película, se me erizó la piel luego de terminar de verla.

Me identifiqué mucho con el personaje de Morales (actor Pablo Rago), al cual un asesino viola y mata a su hermosa mujer. El personaje de Morales, llora a su amor toda la vida, y llega a la vejez aún llorándola y viviendo para ella. Ese Amor me identifica, ese mismo amor que me llenó el alma sin lugar para nada mas.

No existe solo en un film, ese Amor existe, y me toca vivirlo diariamente.


Yo también siento que mi amor jamás morirá. Yo también la busco, la espero y la siento cerca mio, y yo también hubiese querido matar o apresar al conductor ebrio que la mató en aquella ruta nefasta. Pero no podría aunque quisiese, dado que ese conductor ebrio también murió en ese accidente.

Mientras miraba la película, pude entender a ese hombre que refugiado en su promesa, seguía sus días solo, sin otro futuro mas que esperar la muerte para reencontrarse con ella.


Quizá después de leerme así, pensarán que mi vida es triste, gris, solitaria.

No es así, mi vida es plena, soy feliz, estoy tranquilo y tengo la fe de poder encontrar un nuevo amor. Me es difícil aceptar que debo partir de su lado para empezar mi vida con otra mujer.

Siento que la traiciono, que las promesas de amor eterno quedarían inconclusas, o traicionadas por mi.

Luego pienso: está muerta, no volverá, no vive mas. Pero eso tampoco me sirve, porque el Amor que siento por ella no murió. Sigue intacto, y es lo que me impide comenzar una nueva relación amorosa.

Lo intenté varias veces, y siempre elijo no herir a las mujeres que se fijan en mi, que me gustan, que me atraen sexualmente. He conocido bellezas, mujeres increíblemente inteligentes y buenas, pero ninguna hizo que olvide a mi Amor, y eso me duele, me hace sentir un extraño de mis sentimientos, me hace sentir que la muerte la tiene secuestrada y algún día va a liberarla.


Cuando uno no tiene conciencia de la muerte, sigue amando, esperando, buscando.


Quizá mi error fue no presenciar su sepelio ni despedirla como hizo su familia. No quise enterarme de su muerte, y aquí estoy esperando su regreso.

Es difícil de explicar, no se si puedo hacerlo bien, quizá pueda entenderme alguien que haya perdido con la muerte a su amor.

El alma me habla y me recuerda: ella no eligió dejarte, ella no quiso separarse de vos, dejarte solo, ella quería quedarse contigo, soñaba contigo, te amaba, iba a darte la familia que tantas veces habían soñado, ella quería todo contigo.

La mente me responde: Ella murió, ya no vive, quedaste solo. Rehace tu vida!


Así voy perdiendo amores, por ese Amor.

Así van pasando mujeres valiosas, y sigo solo.


La muerte una vez mas, como tantas, se lleva en un ataúd dos vidas, la suya y la mía. Como siempre sucede con la muerte.



viernes, 16 de octubre de 2009

DIA DE LA MADRE


Solíamos caminar con mi madre por la calle, la llevaba abrazada junto a mi cuerpo, porque ella tenia dificultades para caminar y también porque quería abrazarla.

Mi madre se sostenía de mi, inclinando su cuerpo, y yo la contenía mientras conversábamos o discutíamos sobre algún tema en particular.

Luego nos deteníamos en alguna heladería y tomábamos helado.

A mi madre le gustaba mucho el helado, y yo la llevaba a tomarlos, la cuidaba y le daba todos los gustos. Tal vez porque era su hijo soltero, el mas complicado, el que mas ha sufrido, el que mas le ha hecho doler...

Ella me manifestaba un amor especial, y aunque mis hermanos nunca sintieron celos, ella me prefería. Sé que suena feo decir esto, pero debo aclarar que su preferencia no era por amor, era por protección, por cuidados. Fui el mas débil, el mas vulnerable, el mas golpeado.

El Amor siempre me golpeó, y la pequeña fue la primera en dar el primer estacazo.

La vida fue así conmigo, me sucedieron hechos que no presentí ni pude evitar.

Mi madre siempre estaba ahí para contenerme, cerca, levantándome si caía, consolándome si lloraba, nada le impedía acudir a darme su amparo, su protección y sus cuidados.
Varias veces la vi llorar por mi... ay que daría ahora por secar esas lágrimas o por borrar el recuerdo de su llanto...

No se puede explicar con palabras lo que significa perder a la madre. Uno se siente sin techo, como a la deriva. Cada minuto se recuerda, se extraña y se llora. Por que? si se sabe de antemano que los padres van a morir... por qué se hace tan difícil? , la respuesta es simple: porque nos dio la vida, porque estuvimos dentro suyo, siempre.

El próximo domingo, aquí en mi país, se festeja el día de la madre.

Para mi será un día mas, en el cual llevaré flores a su tumba, la extrañaré y lloraré como un niño. No me avergüenza decirlo, ni me siento menos hombre por amar a mi madre. Siento orgullo, porque mi madre es la gran referencia que tengo para amar a quien sea mi mujer algún día, para respetarla y cuidarla. Porque a mi modo de ver, todas las mujeres son mi madre, las respeto y las cuido, las protejo y les doy seguridad.

La pequeña abusaba de eso, de mi manera de cuidarla. Me manipulaba y me hacia sentir un idiota en mis buenos actos hacia ella, un "maricón", un "mamero", un "edipo", y tantos otros términos que utilizaba hacia mi.
Ella en su inmadurez no podía ver que de igual manera la cuidaba, la protegía y la amaba.
La pequeña no podía darse cuenta que yo soñaba con que ella fuese la madre de mis hijos, que con ella yo imaginaba formar un matrimonio como el de mis padres... tal vez porque nunca se lo dije, y nunca se lo demostré. Cada vez que intenté hacerlo se rió de mi, no lo creyó o simplemente ignoró mis palabras o lo atribuyó a manipulaciones mías para conseguir sexo.
Por que no me creía?
No era suficiente lo que le daba?

Jamás dejé de cuidarla, aún cuando ya no la amaba.
Ella comenzó a amarme tarde, cuando mi amor había muerto.
No pude revivirlo... no pude.
Ya había llorado demasiado, había enloquecido y padecido mil infiernos, había caído bien bajo, había hundido mi cabeza en la peor mierda del dolor, del desquicio y de la calumnia...
Y aún así seguí cuidándola.
Cada vez que me llamó, cada vez que vino a verme, cada vez...
Pero ya no podía amarla.

Hoy que mi madre ha muerto me siento demasiado solo. Y se que el amor de una mujer no podrá llenar ese vacío. La muerte sigue arrebatándome. Se lleva todo lo que amo.

Mil veces me pregunto hasta cuando?
Me aferro a los recuerdos, a los sueños que no se realizaron, voy como un estúpido llorando sin lágrimas, en un calvario sin fin...

Mi madre, que conocía mi pena y me paría una y otra vez en su sabiduría sobre mi, poco antes de irse, solía decirme al oído unas palabras que jamás olvidaré... " es ella hijo... es ella... aunque te duela, aunque lo niegues, aunque hayan pasado mil cosas en el medio, ella volverá una y mil veces a buscarte... quedate con ella ".

Lo que nunca pude decirle a mi madre, es que ella también murió en mi alma... ella es solo un recuerdo mas de tantos, ya no existe, se ha ido, le pertenece a otra persona, también ha muerto.
Aunque sus ojos me indiquen lo contrario, aunque su boca me siga atrapando, y aunque sus brazos me busquen y me amparen, no podré revivirla, no podré renacerla jamás.


"

lunes, 5 de octubre de 2009

LA GRAN MENTIRA

Nada hacia suponer que a ella le importara demasiado este blog.
Varias veces me había recriminado, pero yo, conociendo su inteligencia, pensé que no lo odiaba, y que hasta a veces lo amaba.
Evidentemente venía por aquí varias veces al día, y todavía lo hace, recorría los post dejando mensajes melancólicos, o pidiéndome por mail que los borre.
Cuando nació la beba, pensé que el mejor regalo que podía hacerle era borrar este blog, terminar con todo.
Fue para Diciembre del 2008, en esa época estaba agotado de todo esto y realmente no me beneficiaba recordar detalladamente mi sufrimiento, hundirme en esta mierda, revivir la herida una y otra vez. El dolor y el sufrimiento que ella me causó mientras estuvimos juntos fue mayor al amor o los buenos recuerdos.
Nunca hubiese creado este blog si ella no me hubiese calumniado tanto en sus textos.
Pensé en demandarla, en salir a los medios, a desmentir el libro, pero hasta eso ella pudo manipular, conociendo mi síndrome de agorafobia, abusó de ello y editó el libro sabiendo de antemano que jamás saldría a los medios, por el miedo, por agorafobia.
Así fue que su libro salió a la venta, y junto con el best seller que fue, mi dignidad se caía en un pozo del cual ya creía haber salido.
Al momento de crear el blog, supe que mucha gente lo leería. Y así fue.
A pasado el tiempo y las personas siguen llegando, de todas partes, a todo momento.
Mi verdad fue oída.
Por eso en diciembre del año pasado quise poner fin a todo.
Quise terminar con Alejo, matarlo tal vez era la forma mas digna, correcta, la forma segura de que la gente lo olvidaría. Alejo tenía que morir de cáncer.
Realmente así me sentía, enfermo de un cáncer.
Mi hermano, en cambio, me alentaba a editar un libro contando esta versión, había recibido muchas ofertas de varias editoriales, pero no estaba interesado, ni lo estoy.
Le cedí los derechos de este blog a una amiga fiel, que siempre me acompañó y me ayudó varias veces a redactar y controlar este blog.
Si ella quería podía editarlo, sino quedaría aquí, donde pertenece y a quienes pertenece, a todos.
Sin dinero, sin publicidades, sin ningún tipo de lucro sobre el.
Llegó el día de mi muerte, lo anuncié como si fuera un tercero y me decidí a morir en el anonimato definitivo. El cáncer finalmente me había matado.
La gente se olvidaría de mi, se alejarian a buscar otros blogs.
Enorme fue mi sorpresa cuando comencé a ver que lejos de alejarse, se acercaban mas, me buscaban, cientos de mails, comentarios por doquier, la gente la odiaba, la acusaba de mi muerte. Todo fue contrario al efecto que quise lograr...
El odio que la gente comenzó a tenerle la enloqueció, aunque ella estaba pasando por el mejor momento de su vida, dedicaba horas a leer todo lo que aparecía en internet sobre mi.
Los seguidores de este blog, comenzaron a clonarlo, y llegué a contar veintiséis copias del blog de alejo pululando a modo de testimonio para que todos puedan seguir leyéndolo.
Mi muerte había causado revuelo.
Debo confesar que lloré al tener que mentirle a mis amistades de chat, pero en ese momento lo creí necesario, yo no quería seguir mas, ahora reconozco que fue un error del que me arrepiento.
Ella venia anunciando su nuevo libro, entusiasmaba a sus fans con el lanzamiento, planeaba otro best seller.
El libro que ella pensaba editar señoras y señores, eran los textos de este blog.
Robados, sin mi autorización, ella intentó pasarlos como propios, para ganar dinero y limpiar su nombre.
Cuando la editorial fue a registrar los textos (de este blog, el mio), notaron que ya estaban registrados y descubrieron la farsa.
Nadie podría editarlos, y obviamente descreyeron de todo lo suyo, y dieron paso a una escritora muy joven, una niña pelirroja de características similares, con problemas similares, editando su libro.
Odio fue lo que sentí, resentimiento, traición.
Volví con mas fuerza, para seguir contando.
Y acá estoy, con mis relatos, con mi vida.
Superando la vergüenza de sentirme un idiota, un "resucitado" si hasta me causa risa mi idiotez.
No encontré otra forma de defenderme, no encontré otra forma de gritar.
Acá me tienen, y saben que es cierto, porque de lo contrario.. Dónde está su segundo libro? nunca fue editado.

domingo, 27 de septiembre de 2009

INTACTO

Como conté en uno de los blogs anteriores, he amado mucho a una mujer en una etapa de mi vida en donde la pequeña había quedado algo distante.
Ella fue el amor de mi vida, su nombre fue Camila, la conocí un día, casi por casualidad, y desde entonces no pude separarme mas de su lado, aun hoy la amo, y creo que la amaré para siempre.
Bella, íntegra y buena persona, me salvó y me hizo sentir vivo.
La amé con locura, la cuidé, la hice mía para siempre.
Con ella soñé tener hijos, familia, toda una historia hasta la vejez, toda la vida.
Ella falleció una mañana mientras llevaba a sus parientes de otras provincias, las invitaciones de la boda, nuestra boda. En una ruta, entre los vasos de un conductor alcohólico.
Mi novia quedaba ahí, se me arrebataba de las manos, me la quitaban y la alejaban de mi cuerpo, me arrancaban impiadosamente lo que yo mas amaba.
Intacto quedó todo, nuestra casa, nuestros sueños, nuestros hijos, todo quedó ahí. Como detenido en el tiempo.
No pude amar jamás, aún no puedo.
Como se puede amar si la persona que elegiste ya no está fisicamente? como se puede formar una familia, hijos, todo sin ella? es imposible.
La muerte no mata el amor, no lo mata, y a veces la pérdida lo fortalece, lo hace infinito.
Yo tenia con su familia una relación de amor puro, de hijo, de hermano, ellos conocían todo de mi y yo todo de ellos. Nos amábamos como familia, habíamos estrechado vínculos tales que su muerte no pudo disolverlos. Yo seguí siendo el tío, el hermano, el hijo, todo igual hasta el día de hoy.
Hace unos meses, fui invitado a una fiesta. Se casaba la sobrina de Camila, su ahijada, su amor, su mimada, su consentida.
Recibí la invitación entregada por ella misma, acompañando con el sobre un "tío" tan amoroso y tierno, "tio, no faltes, es mi boda y quiero que estés conmigo, vas a venir tío?".
como negarme? imposible. Adoro a esa niña, no solo por lo que significaba para ella sino lo que significa para mi, verla casarse hubiese sido muy emocionante para mi amor, felicidad plena.

Un mes antes de la boda, recibí la llamada telefónica de la que era mi suegra.

- hola hijo, cómo estas Ale? podés venir a tomar unos mates ? necesito hablar con vos, preguntarte algo. podes?

- si claro, esta tarde voy.

Termine mi jornada laboral y fui a su casa. Me recibieron amorosamente como suelen hacerlo, aunque no me gusta mucho ir... me recuerda la pérdida irreparable.
En un momento entre la charla amena, la mujer no pudo disimular la tristeza, y lentamente fue exponiendo los motivos de su llamado.
Voy a intentar reproducir el dialogo.

- Mirá Ale... yo se que tal vez no estés de acuerdo, por eso quería preguntártelo, quería consultarte... se casa Melina, viste lo que la nena significaba para Camila, ella la adoraba... era su ahijada... y bueno... yo pensé que tal vez la nena pudiese usar el vestido de novia que Camila no pudo estrenar para la boda con vos, o sea... viste que es un vestido hermoso, costoso, Meli jamás podría tener un vestido así, está intacto, guardado tal como ella lo dejó... yo quería preguntarte si puedo dárselo para que lo luzca en su honor... a Cami le hubiese encantado eso... me parece.. bah.. no se.. quería preguntarte que sentís, que te parece lo que te digo...

Vi en su mirada mucha tristeza cuando me lo decía, por momentos creí que lloraría, pero no, se mantuvo sin llorar.

En cambio mi alma se comprimió. Nunca había visto ese vestido de novia... y tenerlo ahí tan cerca me revolvió el estómago, me hizo un nudo en el pecho, y me invadió una angustia infinita.

- Pero el vestido esta acá?
- si, queres verlo?
- si por favor.

Se puso de pie y me condujo a su dormitorio, abrió un enorme placard y sacó una caja blanca, revestida en seda, con detalles de flores también blancas.
Era una caja grande, la apoyó sobre la cama y abrió la tapa...

Ahí estaba...

... no puedo explicar precisamente lo que sentí al verlo.
Estaba el vestido, una corona de cristales pequeños y un ramo también de cristal. Luego su madre me explicaba que en la coronita y el ramo iban enganchadas flores naturales.

Me quedé mudo. Sin reacción. Como fuera de mi.
Me acerqué a la caja y tomé el vestido entre mis manos.
No sé como empezaron a brotar tantas lágrimas... un llanto desmedido... incontrolable.
Con el vestido en las manos, no podía parar de llorar, con angustia, con pasión, con un dolor infinito.
Su madre comenzó a pedirme perdón... balbuseaba frases como : no debí decirte nada... perdoname Ale, no sabia que ibas a ponerte así... mejor lo guardamos otra vez... etc

Yo en cambio, dejé el vestido sobre la cama para no ensuciarlo con lágrimas y le pedí por favor que se lo entregue a Melina.

Así lo hizo.

Mi sobrina me había pedido que sea yo quien la lleve al altar ese día, su padre murió y como ella amaba a su tía, a su madrina, y sabia la historia que había detrás de ese vestido... quiso que fuese yo quien la conduzca hasta el altar.

Pero no pude hacerlo... no pude.
Le agradecí pero no, no acepté su propuesta.

El día de la boda, no pude dejar de llorar.
Expectante en la iglesia esperando que llegue mi sobrina.
Las puertas enormes del templo se abrieron y con el sol a contraluz entró Melina luciendo su vestido, bellisima, indescriptiblemente hermosa, con el traje de mi amor, el sueño de mi vida, el vestido que iba a ser para mi boda.

Ay no puedo expresar lo que sentí al verla...

Bajé la mirada, cerré los ojos y no la vi pasar delante de mi.

Salí de la iglesia, entré a mi auto y me quedé ahí recuperando el aliento y tratando de controlar mi llanto.
Ni siquiera pude estar en la ceremonia. No quería que me vean llorar.

Era un día feliz, su boda, su gran día. No podía arruinarse con mi pena.

Me recompuse y parado junto a la puerta la vi salir de la iglesia radiante, feliz, mirando para ambos lados como buscándome.

Le toque el hombro, volteó y me dio un abrazo enorme.
Me dijo al oído: GRACIAS TIO y mis lágrimas dejaron de caer como magicamente.

Así de pronto, sentí calma. Como tocado por una varita mágica.

Sin dudas Camila estaba ahí , seguramente feliz. Ella había alejado mis lágrimas, me había calmado, como siempre, una vez mas.

martes, 22 de septiembre de 2009

ES TUYO, LLEVALO A TU BLOG.


Humildemente me tomé el atrevimiento de prepararles un premio para TODOS ustedes que visitan mi blog, que leen, que firman o no, que dejan su huellita aunque sea en el contador, que me dan ánimos, fuerzas y alegrias. A todos ustedes que me dieron sonrisas, lágrimas de emoción, que me transportan en sus blogs personales a mundos paralelos que visito y adoro, a todos incluidos aquellos que no me quieren, que defienden su causa, recíbanlo de corazón a modo de agradecimiento por la sinceridad. GRACIAS A TODOS y acepten todos los que vengan a visitarme, este humilde regalo, este premio que hice con mucho amor para ustedes. Por favor péguenlo en sus blogs, para sentir que mi agradecimiento y afecto llegó a cada uno de ustedes.

Muchas gracias por todo.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

LA VIDA Y LA MUERTE

Lloré como hacia bastante tiempo que no lloraba, sin siquiera poder lavar una sola de mis lágrimas, mi madre se iba para siempre, dejando en su lugar el vacío del amor desinteresado y noble. Como iba a continuar sin ella? cómo? no encontraba la respuesta. Miraba a mi familia, mis sobrinos, todos lloraban y se preguntaban lo mismo.
Esa mujer que yacía con los ojos cerrados, había sabido construir y con buenas bases algo bueno en cada uno de los que estábamos ahí.
Tomé una silla y me senté junto a su lecho, ese espacio pequeño que la contenía como si fuese una joya muy valiosa, no pude llamarlo ataúd porque en el solo hay muertos, y mi madre no estaba muerta, no era ella, bueno si, era ella, pero estaba dormida. Acaso se duerme la gente en los ataúdes? creo que mi madre si. Porque las madres no mueren jamás. Buenas o malas, no mueren, siguen con nosotros para siempre.
Como les decía, tomé la silla y me senté junto a ella, y la miré largo tiempo.
Su cara rígida, sus ojos cerrados, era mi madre dormida. Como cuando la cuidé en la clínica estando enferma, de la misma manera, en la misma pose. Solo que su pecho no se movía.
Ahí me quedé viéndola dormir, atrapando entre sus manos la rosa mas hermosa que pude conseguirle, ya que a ella le gustaban las flores y yo solía regalárselas.
Ese día dudé si rosas o jazmines. A mi madre le gustaba oler los jazmines y sonreía cuando se los regalaba, me acariciaba tiernamente como si tuviese tres años y me decía sonriendo: gracias hijito.
Ese día sus manos no me acariciaron ni tampoco me agradeció en diminutivo. No iba a hacerlo nunca mas, jamas volvería a escuchar su voz. Temo olvidarla algún día.
Mi gesto serio no podía detener las lágrimas que caían como cae la lluvia por una ventana, solos, sin gestos, mis ojos se derramaban de dolor.
Por momentos alguien se me acercaba y me besaba, o me abrazaba, yo realmente no recuerdo quienes fueron ni por que lo hicieron.
Yo solo quería quedarme con mi madre. Porque solo sabía que en algún momento iban a llevársela y jamás la vería de nuevo.
Tocarla no fue agradable, porque mi madre nunca estaba fría, ella siempre tiene calor en su cuerpo. Ese día su calor se había marchado también.
Mientras la veía, sentado a su lado como una estatua, recordé cuando mi madre me habló de la muerte. Fue el día que fatidicamente murió mi novia en un accidente automovilístico.
Mi madre me habló sobre la muerte y me dijo: la muerte es solo un tiempo de espera, un HASTA LUEGO, tenés que tener Fe Ale, porque volverás a verla algún día.
En mi silencio de lágrimas imaginé que Camila estaba con mi madre, que la recibía junto a ella, que la abrazaba por mi. Desee estar muerto para estar con ellas.
Pero entre mis pensamientos llegó mi pequeño sobrino y se sentó en mis piernas, como reteniéndome en la vida, como dándome un motivo para quedarme aquí. En ese instante supe que mi madre me hablaba a través suyo, seguramente mi madre lo había puesto ahí para que yo comprendiese que debía seguir viviendo.
"nunca dejes la vida" solía decirme " porque los que se van antes de tiempo no encuentran a sus seres amados jamás".
Llevaba varias horas sentado junto a ella y decidí salir a tomar un poco de aire fresco. Lo necesitaba.
Al salir todos mis amigos estaban presentes, me abrazaron, me besaron, eran muchisimos, incluidos mis compañeros de estudios, amigos de la infancia, amigos de la escuela primaria, vecinos, gente de un club al que ya no voy mas, mucha gente, personas del barrio, muchos conocidos que se habían enterado de la mala noticia, no se cómo.
Entrada la madrugada fuimos pocos los que quedamos, yo mismo les pedía que fuesen a dormir, todos trabajaban al día siguiente, así que agradeciendoles los fui despidiendo.
Además necesitaba estar solo con mi familia, con mis hermanos, o simplemente solo.
Así fue, me quedé solo.
Bajo el cielo oscuro de la noche, solo. Sentado lejos de todo, en medio de la oscuridad, recostado sobre un banco de madera similar al de una plaza común y corriente.
Ya volvería con mi madre, pero ahora el que la lloraba a su lado, y en silencio era mi hermano.
Recosté mi cabeza sobre el respaldo del banco y cerré los ojos al silencio y la oscuridad.
Ningún ruido, silencio absoluto.
No se cómo fue que comencé a ver a la poca gente que quedaba por ahí cerca, y quise desdibujar las formas para tratar de adivinar quienes eran...
Pero mis ojos se detuvieron sobre la imagen de una falda larga que se acercaba a mi, unas piernas envueltas en botas, que se dibujaban bajo la falda de seda negra. Pude adivinarla.
Fue un momento en cámara lenta, fue la imagen de su figura acercándose a mi en cámara lenta, con los ojos infinitamente tristes.
Cuando llegó enfrente de mi, dudó. No supo que hacer.
Cómo se había enterado? Cómo había llegado hasta ahí ?
Me puse de pie, como intentando escapar de su abrazo, pero por el contrario me envolví en ella de una forma desesperada y cruel, vacía y llena a la vez.
Pude sentir sus manos entre las mías, y sin decir una sola palabra besé sus manos pequeñas y blancas, suaves y delicadas , diciéndole GRACIAS .
Ella me miró con una tristeza infinita y mientras acariciaba mi rostro me dijo : VAS A PODER SEGUIR ALE, VAS A PODER.
Caminé para alejarme de ella, para escapar de aquella situación terrible de angustia y desolación, y me escondí en uno de los cuartos como un cobarde. Habia sido ella? o yo estaba alucinando por el dolor ? lo habia soñado? , me asomé por la ventana y pude ver su auto y su pareja dentro, era real, estaba ahí conmigo y con el.
Sentí que me faltaba el aire, no podía respirar bien, no lograba entender cómo tantas veces había podido sobrevivir a ella sin morir. Otra vez la muerte me rondaba, pero esta vez, yo lograba escaparme de ella, para refugiarme en los brazos de mi familia, de los amores de verdad.
En mi madre que una vez mas me alentaba a seguir viviendo.

sábado, 12 de septiembre de 2009

LEER Y MORIR

No has llamado. No has escrito. No has venido.
Me pregunto si pensaste en mí. Si has recordado.
Si has pronunciado mi nombre.
Me pregunto cuáles fueron tus pasos, adónde te llevaron, de qué manera sencilla y poderosa te alejaron de mí.
qué música escuchaste?
qué problemas tuviste, cómo los solucionaste, tú que eres experto en solucionarles los problemas a todos.
En qué rincón de tu corazón estoy… tan escondida, tan puesta allí por esa seguridad absoluta que tienes en mi amor.
Dime… ¿qué harías si supieras que otro me ronda, me insiste, que se preocupa por mí?
qué harías si supieras que la soledad se ha vuelto un fruto tan pesado que puede quebrar la rama y caer en otras manos que no sean las tuyas?
Te conmoverías? Sentirías celos?
Tontas expectativas las mías. Vanas.
Invenciones de mujer desesperada.
Jamás se cruzarían por tu mente esos pensamientos.
Y si se cruzaran los barrerías como el otoño barre con la brisa las hojas de oro envejecido que pierden los robles.
Hombre introvertido y omnipotente,
¿cómo puedo creer que tengas debilidades humanas?
Nada rompe tu armadura.
Nada llega hasta el fondo de tu fondo, cerrado con mil candados.
Nunca le diste a nadie ninguna de tus llaves, y las has escondido tan bien, que ni tú mismo podrías hallarlas.
He buscado los caminos: directos, trabajosos, peligrosos.
He buscado atajos: saltando precipicios, sorteando obstáculos que parecieran insalvables.
He buscado las sendas que me lleven hasta ese escondite de tu corazón. Las he transitado… Pero nunca llegué.
Cuando no me interceptas con un desierto infinito, me detienes con un dragón de siete cabezas echando fuego por sus siete bocas, furioso.
Me interceptas, me detienes. qué defiendes, dime?
Yo no voy a atarte, ni a atacarte, ni a hacerte daño.
Simplemente me arrimo para andar a tu lado, para que tomes mi mano cuando la necesites y a veces también, sólo a veces, no siempre, tomes mi mano cuando yo lo necesite.
es demasiado?
Dime: Pero por favor, dime! es tanto?
Si me hubieras conocido hace años, nada me hubiese alcanzado.
Pero tantas angustias que vivido me han enseñado a aceptar espacios y silencios.
Aprendí la cautela. Aprendí la resignación. Aprendí la espera.
No es que me guste, no, ni que lo entienda.
Solamente, lo aprendí de memoria, como esas horribles lecciones que se aprenden para pasar el examen obligatorio.
Y tú… qué aprendiste? aprendiste esa cómoda posición de esperar que un milagro te brinde las respuestas… que Dios en persona se aparezca ante ti para decirte lo que debes hacer?
alguna vez sufriste por amor?
Pero pregunto si sufriste de sufrir, con la mente y con las tripas, las veinticuatro horas del día de corrido sin parar, sin descanso, sin calmantes, puro infierno nomás…
Eso pregunto.
sabes lo que es? tienes alguna idea? No, no la tienes.
No puedes imaginarte lo que es.
Se trata de una experiencia intrasmisible, intransferible.
Nosotros.
Qué bella palabra si nos encerrara a ti y a mí.
A ti, tan entero y sin huellas. A mí, tan quebrada y dolida.
A ti, que el amor te ha sido concedido como una gracia.
A mí, que el amor me ha costado y tanto.
Nosotros.
Si de veras no quieres perderme, como me dices cada vez que te propongo un adiós definitivo, hazme creer que esa palabra al menos nos circundará como un anillo, aunque las separaciones sean más largas que los encuentros y los encuentros tengan la textura áspera de una inminente separación…


Si escribiste esto para mi, a vos te digo, hermosa y dulce, quiero que sepas que todavia se me eriza la piel cuando te leo, cuando te veo y cuando sé que estas lejos, demasiado lejos para mi.

sábado, 5 de septiembre de 2009

SOÑAR TUS SUEÑOS

Cuando uno tiene una tristeza muy grande, siempre se acercan personas a tratar de ayudar, de dar ánimos y paz. Soy una persona afortunada en ese sentido, varias personas se me acercaron para darme solo sentimientos buenos, algunas me han hecho reír, otras me enamoraron, otras me dejaron mails, comentarios de apoyo, otras me han abierto su corazón. GRACIAS A TODOS.

Pero cuando uno lee el sueño de alguien que aprecia, añora que pueda realizarse.
Porque cuando una persona sueña hay esperanzas de superación. Todo es posible cuando una persona puede soñar y volar a un proyecto que solo puede traer felicidad.
La música pone alas, transporta y une.
A través de los oídos un cantante puede transmitir vivencias, semejanzas, lágrimas, pasiones, recuerdos, tantas sensaciones innumerables.
Sé que este blog es visitado por mucha gente, a diario veo en el feed entradas de regiones lejanas, que me visitan, que comentan.
Algunas de esas personas generosas me leen desde el principio, desde ese primer blog en donde salí a gritar mi historia, mi voz.
Cómo agradecerles? nunca supe cómo.
Por eso no quiero dejar pasar esta oportunidad de agradecerle a una de ellas, acompañándola en su sueño que pronto se hará realidad. Muy pronto.
Esta señorita, que vino a mi blog desde el primer post, buscando como tantas otras una visión del amor casi irreal, intangible pero añoradamente cercano, me ha regalado una canción, me ha regalado su voz.
Su disco sale al mercado muy pronto, aquí tienen un adelanto.
No se lo pierdan, vale la pena.

MUCHA SUERTE JACKIE !!! y ante todo MUCHAS GRACIAS.

Principio del Juego

De frente al viento
Mi cara empieza a nublar
Mi cuerpo lento
No te olvida
Fácil.
Un beso atento
Una mirada al pasar
Avísame si es tarde.
Se que pierdo
Se que muero
Si es muy tarde...
(E)
Es el principio del juego
El error que cometo
Y el mal que puedo hacer
Una lagrima surco
Todo mi espacio
Un intento por abrir, mi alma.
Se que pierdo
Se que muero
Si no estás.
(E)
Es el principio del juego
El error que cometo
Y el mal que puedo hacer
(bis)
Es el principio del juego
Que puedo hacer.
Es el principio...
(E)

jueves, 3 de septiembre de 2009

LAGRIMAS Y NARANJAS

Ay... quiero volver a ser un niño. A vivir la felicidad de mi infancia, rodeado y protegido, en donde todo estaba bien y mi casa era un parque de diversiones en donde aburrirse era una utopía.
Cuando uno es pequeño los espacios parecen mas grandes, pero el fondo de mi casa sigue siéndolo para mi, sigue siendo enorme y utópico.
Mi padre en sus ratos libres, en lugar de descansar o mirar televisión, plantaba árboles frutales. Por ese motivos, mi niñez transcurrió entre los aromas frutales de naranjos, higueras, nísperos y ciruelos. Recuerdo que los regaba con una manguera azul que yo utilizaba para jugar con el agua durante las siestas de verano. Se enojaba cuando la encontraba tirada, embarrada y toda enredada en el piso, y yo que estaba en la otra punta del patio escuchaba sus gritos: Ale! vení acá y ordená esta manguera! te dije que no la uses para jugar!. Yo corría a la voz de : si papá! a su lado, sin miedo, sabiendo que su enojo duraría poco.
Todo embarrado, con mis pequeñas manitos, trataba de enroscar la manguera azul, larguísima y pesada, y cuanto mas lo intentaba mas me ensuciaba. Y cuando ya casi estaba enroscada prolijamente, mi padre abría el grifo y me dejaba como un descuido que lo moje, al principio como por accidente, y luego a propósito y entre gritos de niño loco, lo empapaba de pies a cabeza, y entre risas, terminábamos jugando con el agua y enredando nuevamente su manguera azul.
Todavía están los árboles frutales, y cada año nos regalan sus sabores y perfumes.

El domingo pasado, mi madre estaba bajo la planta de naranjas, sentada en un juego de sillas y mesa que le había regalado mi padre. Ese lugar conserva un aroma especial, todo el año, y mi madre siempre solía sentarse ahí.
"Este es mi lugar preferido", me dijo sonriéndome, y cortándome gajitos de naranjas como cuando era niño, sobre un plato blanco con flores azules. Eran las naranjas que había sembrado mi padre, que había cuidado con tanto amor y dedicación, para que mi madre las degustase y las disfrutase junto a nosotros.
A mis hermanos no les gustan las naranjas, a mi me encantan. Las naranjas son el aroma de mi madre.
Ella solía cortarlas del árbol, lavarlas y guardarlas en lugares frescos. Eran enormes y dulces, y tenían ombligos como hijitos. En mi niñez, sin dudas esos ombligos eran hijitos. Me gustaba mucho cuando ella me los daba, eran como pequeñas naranjitas paridas por una naranja madre.
Ella me hacia gajitos de naranja bajo el árbol que las había engendrado, que a su vez fue el árbol que sembró mi padre. Una cadena de amor perfecta, en la cual yo era el último eslabón.
Así transcurrían mis días, junto a mi madre siempre presente, entre frutas y aromas, entre pasto y agua, entre sonrisas y curiosidades. Trepando y cayendo, corriendo y saltando. Con un perro manso y juguetón, mis hermanos y los juegos, los árboles y la sombra, y mi madre...

Hoy dejé mi trabajo para ir al árbol de naranjas quizá para encontrarla de alguna forma.
Me senté en su espacio favorito, sentí su aroma y sin decir una palabra recordé todo esto, y a mi padre.
Había un silencio de muerte, de ausencia, y de tumba.
De a momentos me sentí un extraño en ese lugar sin ella, y algunos instantes hasta tuve impulsos por salir huyendo.
Cerré los ojos, incliné mi cuerpo sobre la mesa, y dormité en el silencio.
El aroma de las naranjas comenzó a traerme su imagen, su voz, su sonrisa y sus manos laboriosas.
Lágrimas caían sobre la mesa, lágrimas que ni yo mismo sabía que todavía quedaban.
Llegaron los por qué? los cómo? y la culpa de no haber sido ese hijo perfecto que ella merecía.
"No quise que lloraras por mi, o preocuparte " me hubiese gustado decirle.
Y en ese momento en donde el cielo gris parecía poner todo mas triste, salió el sol.
Brilló entre las nubes oscuras, como una ráfaga de aliento, iluminando todo, como una esperanza. Dando luz a la escenografía perfecta de mi niñez feliz.
Y así recostado sobre la mesa, me sentí ese niño que se dormitaba haciendo las tareas del colegio, o ese que miraba las hormigas y jugaba , o ese que soñaba con ser marinero.
Y en ese momento inmerso de niñez y de recuerdos, también llegó mi hermana con el bullicio de los niños, sus hijos.

"Tuve la necesidad de venir al árbol de naranjas" me dijo.

Entre gritos y risas, los niños, corrían junto a nosotros y me abrazaban saludándome.
Mi hermana se sentó junto a mi y pude ver el llanto al borde de sus pupilas, pero aún así, me sonrió.
Me abrazó fuerte y me susurró al oído un "te quiero" hermoso y curativo.
Sin dudas mi madre también había sembrado , todos estos años, debajo de ese árbol de naranjas.
Sin dudas dejó frutos cosechados antes de partir, en ese lugar fresco, donde solía compartir sus tesoros cotidianos y eternos.

Un lugar feliz.

ADIOS MAMÁ

No puedo despedirte.
Quisiera poder dejarte ir como hice con otras personas,
con los que me dañaron, con los que me amaron, pero a vos no puedo soltarte...
No puedo no puedo no voy a poder jamás.
No se como se hace, no se como se sigue sin vos.
El alma se me muere, los dias se me hacen infinitos,
todo el mundo está creciendo menos yo.
Me siento a la deriva sin tu beso, sin tu imagen y sin poder abrazarte.
Cómo hago para continuar? cómo hago?
Necesito oir tu voz.
Necesito de tus olores, de tus sabores y de tus quejas.
No conozco la vida sin tenerte. Cómo hago? Cómo se sigue?
Cómo se puede vivir sin techo?
Ay que dolor mas enorme siento en el cuerpo.
Ay si pudieras poner tu mano en el para aliviarlo.
Duele mucho, duele el Alma, duele todo.
Cómo hago mamá? Cómo hago para superar tu ausencia?
todavia no lloré demasiado y sin embargo mis ojos ya no tienen lágrimas.
Ningún dolor se compara, ningún dolor.
He dejado de ser hijo y aún no soy padre.
Cómo voy a seguir con esas ausencias?
No quiero ser huérfano, no quiero.
Quiero sentir tus brazos como cuando era niño,
quiero que seques mis lágrimas cada vez que llore,
Necesito oir tus retos cuando no te complazca,
y tus caricias suaves cuando crea que voy a morir.
Quién me arrancará de la muerte ahora?
porque solo podías hacerlo vos mamá.
Solo vos.
Cómo se sigue sin vos ?
Cómo hago para continuar ?
Se que me enseñaste a ser fuerte
a no decaer sin pelear hasta la muerte,
esa es tu herencia y tu legado
aunque vos me tenías a mi para pelear
en cambio yo no tengo a nadie
Mi sangre se derrama sin dejar rastros,
sin dejar descendencia.
Si muero nadie llorará por mi y podré estar a tu lado.
Pero conozco tu voz salvándome vida
y vivo por tus ojos que suplican y me ponen de rodillas:
" No lo hagas nunca hijo
No dejes nunca de vivir °.

martes, 1 de septiembre de 2009

to be continued...

Dejo este post solo para conservar los comentarios.
GRACIAS A TODOS.
Continuaré con el blog.

viernes, 21 de agosto de 2009

MAGIA

De esa época lo que mas me impactaba era la fuerza con que se levantaba en cada caída. Nada la detenía ni la ofuscaba, ella decidía una y otra vez insistir conmigo, me buscaba, me perseguía, me seducía locamente como solo ella sabe hacerlo, como aun lo hace con otros.
Todavía lo intenta, con la diferencia que esta vez no lo consigue, al menos aparentemente.
Por dentro algo dentro de mi me empuja a su abrazo, pero resisto, quiero ser fuerte y no volver a caer.
Es tentador dejarse involucrar en su piel, en su pelo y en esa mirada desprotegida, que cambia estrepitosamente cuando ríe o cuando se enfurece.
Jamás baja los brazos y como un soldado implacable intenta una y otra vez que yo la mire siquiera, venciendo de esa forma la única batalla que puede librar conmigo, la de los ojos que se buscan y se encuentran, se pierden y se vuelven a encontrar.
Me gusta verla hoy, como me gustaba verla antes.
Recuerdo que antes producía en mi un efecto hipnótico, yo no podía elegir verla, solo la veía sin poder evitarlo. Mis ojos solos se dirigían hacia ella, como impulsados por un hechizo mágico, como si fuese un títere que ella manejaba a su antojo.
Y detrás de mis ojos iba mi boca, queriendo tocarla, besarla suavemente y luego mi nariz ansiando su perfume, su aroma y todo combinado explotaban mis sentidos como si volara al aire una canasta de flores y de pájaros multicolores.
Así me perdía en su pelo y en su sonrisa complaciéndome, aceptando mi aliento y mi mirada, correspondiendo uno a uno los roces de mi pecho y las caricias de mis manos.
Todavía lo recuerdo y todavía me conmueve.
Algo similar me sucede hoy, cuando la tengo frente a mi.
Pero ya no me hipnotiza, ahora solo la veo dirigiendo mi mirada hacia ella hasta que decido mirar hacia otro lado, o verla con otro como quien ve cualquier persona en cualquier momento.
Sin embargo... algo grita dentro de mi.
Como si pidiese mas.
Y puedo presentir que es lo mismo que gritan sus ojos cada vez que me ven de lejos.
Y si se acerca ya dejan de ser miradas para convertirse en diálogo claro y casi tangible.
Así me voy perdiendo, sin entender bien qué me sucede.
Ni por qué ella está con el y yo tan solo.
Tampoco entiendo la distancia y el frio que como un cuchillo maldito ha separado con hechos ese amor que nos teníamos.
Y siento que duele ese amor que fue.
Vuelvo una vez mas a alejarme solo, tal vez cabizbajo, o tal vez sonriendo.
Porque eso también me despierta, sonrisas.
Cada vez que prefiero recordarla buena
y cada vez que elijo sentir su amor intacto hacia mi.
No se si alguna vez volveré a amar, sufrir, llorar, para luego reír y volar.
No se si alguna otra ocasión se me presente para remontar vuelo después de haber quebrado las alas.
Ella me enfermaba y a la vez me curaba.
Hoy ella ni me enferma ni me cura. Solo puede darme esto, un momento en donde recuerdo y menosprecio el tiempo que perdí a su lado.
Tal vez el tiempo traiga la amnesia de un nuevo amor.
Mientras tanto espero recostado en esta sombra que soy y sueño con otra "ella" que se lleve mi alma si es que aún la tengo.

domingo, 16 de agosto de 2009

FLORES Y PLEGARIAS

A sus diecisiete años y embebida en la búsqueda de una salida para su alma, decidió tomar el Sacramento de la Confirmación.
Enviada y esclaustrada en su tan estricto colegio privado, la pequeña había decidido acercarse a Dios, de alguna manera posible, o quizá tan solo para acompañar a sus compañeras.
Su ilusión tenía mas que ver con el acto en si que con algún tipo de movilidad espiritual.
Ella haría lo que la mayoría de las chicas de ese colegio harían.
La acompañé varias veces a tomar las clases para su Confirmación.
Generalmente se dictaban dentro de una iglesia enorme, muy hermosa, colmada de flores y de figuras religiosas.
Adornado con dorados, ese altar brillaba ante mis ojos, y mas abajo, reclinada sobre sus manos pequeñas, mi amor de entonces, intentaba rezar arrodillada, cabizbaja como mirando dentro de si misma, tal vez recordando o pidiendo perdón.
Me daba escalofríos verla ahí, con su rostro angelical, incapaz de delatar una sola mirada de las de odio con las que solía crucificarme mas de mil veces.
En esa imagen pura, yo la perdonaba, una y otra vez, y recuperaba la en su bienestar futuro.
Amaba a ese ángel, plagado de demonios.
En silencio solía observarla sin que ella lo supiese.
Llegaba mas temprano y quedaba mirándola oculto, tratando de decifrar en su pensamiento callado las palabras que jamás me diría.
Ahí en silencio ella podía encontrar tranquilidad.
Tal vez cercana a Dios, tal vez alejada de si misma, encontraba en ese lugar el silencio y la paz que le eran negados en su vida cotidiana.
Yo la veía sonreír a veces, llorar otras.
No quería interrumpir sus pensamientos o sus plegarias, y por eso, guardaba silencio mirándola fijo, sin perder detalle de su perfil, de su cara pálida y tranquila.
Mil veces hubiese querido correr a consolarla cuando la veía llorar... pero no lo hice, porque prefería que llore en ese lugar, en donde el llanto se cura como por arte de magia.
Un día cualquiera de estos que hoy relato, le dije que no iría a verla ni a buscarla de sus clases de confirmación, no habíamos arreglado nada para vernos, por lo tanto ella no me esperaba.
Sobre la marcha, decidí ir a buscarla a la salida de sus clases religiosas.
Tomé mi auto, conduje hacia esa hermosa iglesia, estacioné mi coche y compré un pequeño ramo de flores a unos niños que vendían en la esquina de ese lugar.
Siempre le regalaba flores, no sé por qué instinto suponía que las flores le gustaban, la alegraban y le daban un color especial a nuestro encuentro.
Entré despacio, sin hacer ningún ruido, caminé a través de los bancos de la iglesia con las flores en la mano, buscándola entre las demás que me miraban como para confirmarme en sus rostros que no eran ella.
La vi junto a otras, sentada, escuchando atentamente las palabras de un sacerdote, y me quedé en silencio a unos metros suyo, sin que ella advirtiera mi presencia.
Estuve con las flores, ahí parado, sintiéndome un poco idiota por no haber esperado afuera.
Terminada la clase, sus compañeras comenzaron a retirarse, pero ella quedó como paralizada, sola, en esa iglesia inmensa sin siquiera ver a los lados.
Inmersa en sus pensamientos, con los ojos cerrados, comenzó a llorar despacito, para que nadie la oyera, para si misma, desde adentro, sin casi mover su pequeño cuerpo.
Pero yo que la conocía tanto, enseguida noté que lloraba.
Me dio mucha pena verla ahí, solita, diminuta en ese inmenso espacio, llorando en silencio, tragándose las lágrimas, hablando con Dios sin pronunciar palabras.
Me acerqué lentamente, me senté a su lado, puse las flores entre sus manos y la abracé con todo el amor que le tenía.
Se recostó sobre mi hombro y llorando en silencio me regaló un "hola" bañado de besos y lágrimas, con una sonrisa forzada, que no fue capaz de dañar uno solo de sus hermosos gestos.
La miré directo a los ojos, y le pregunté por qué lloraba.
"por nada... por todo..." fue su respuesta.
"todo me duele mucho... todo me pesa mucho... " continuó.
y se cobijó entre mis brazos como buscando el refugio mas seguro para su pena.
Nunca supe realmente por qué lloraba ese día.
Pero si recuerdo que tomó las flores, y dejándolas a los pies de un Cristo crucificado me dijo casi como una plegaria: "para que nunca me olvides y te alejes de mi..."

Hoy por una vuelta del destino, volví a esa iglesia.
y recordé todo esto, tan nitidamente que hasta creí ver las flores en los pies de Jesús.

Nada es igual a entonces, y sin embargo... su plegaria se le ha concedido.

miércoles, 12 de agosto de 2009

ESCAPE NOCTURNO



In the paradise dice:
CORTALA CON EL BLOG

blog de alejo dice:
hola que tal? todo bien?

In the paradise dice:
si si pero no vengo a contarte mi vida feliz, sino
a pedirte una vez mas que la termines con ese blog

blog de alejo dice:
ajam y?

In the paradise dice:
y eso! me estás jodiendo? no te hagas...

blog de alejo dice:
...

In the paradise dice:
vos sabés lo que me pasa, vos sabés, entonces...

blog de alejo dice:
que

In the paradise dice:
No puedo continuar mi vida entendés?
si vos no bajás el blog no me dá ni para presentar el nuevo libro.

blog de alejo dice:
y por qué no?

In the paradise dice:
Porque la gente me va a preguntar por el blog!
te parece poco? que jodido que sos...

blog de alejo dice:
jajaja jodido yo? no no no eh?
jodido no, la que edito el libro fuiste vos.
querés que te recuerde todo como fue?

In the paradise dice:
sos jodido, me desilusionas mucho.

blog de alejo dice:
mejor así, no busco ilusionarte creeme.

In the paradise dice:
por favor Ale, yo se que vos me querés bien, siempre me quisiste bien, por qué me hacés esto? justo cuando tengo todo para ser feliz, por qué no me dejás ser feliz ?

blog de alejo dice:
vos sabés que yo quise dejarte en paz cuando nació la nena, pero vos intentaste robarme los textos y ahi... se pudrió todo, volví "resucitado".

In the paradise dice:
ya te pedí perdón por eso no? ya hablamos bastante ... vas a seguir?

blog de alejo dice:
jajaja que fácil arreglas todo vos eh? que fácil...
el blog no se baja, lo lamento.

In the paradise dice:
ahora seguro vas a subir esta charla tambien no? asi tus seguidoras locas se mueren de amor por vos... a cuántas te cojiste ya?

blog de alejo dice:
A veces sos muy necia. No busco sexo a traves de un blog. Si quiero tengo pero... la mayoria de las chicas que se me acercan son lamentablemente casi clones tuyos. Las mismas de las que sacaste provecho vos con tu gran negocio mediático.
No tengo ganas de repetir la historia sabes? ya sufri demasiado.

In the paradise dice:
yo hice lo que pude, vos me hiciste mucho daño.

blog de alejo dice:
ok, fui un hijo de puta, el peor de todos. Ya pagué con la ley y seguramente con Dios, porque la historia que vivi con vos me marcó para siempre (negativamente, claro).

In the paradise dice:
No, no es cierto lo que dije recién, fuiste lo mejor de mi vida.

blog de alejo dice:
No digas eso porque no es verdad. Estás tratando de manipularme, no gracias.

In the paradise dice:
todavia te extraño tanto Ale. Necesito verte.

blog de alejo cerró sesión a las 00.45 hs del 11/08/2009.

domingo, 9 de agosto de 2009

MALENA

Hoy fue el día del niño en Argentina.
Felicidad absoluta. Familia, regalos, encuentros, risas y corridas de niños por la casa de mi madre.
A pesar del invierno, fue un día soleado, lleno de vida, de luz y de niñez por doquier.
La casa de mi madre tiene un enorme jardín en el fondo, con un gran quincho y una parrilla enorme en donde suelen asarse los mejores manjares dominicales, con olor a encuentro, a familia, anécdotas y risas.
Todo en esa casa es salud. Mi niñez transcurrió ahí, entre mimos y buenos ejemplos.
Fui un niño inmensamente cuidado y feliz, protegido y respetado, bajo el amparo de una madre amorosa y un padre admirable en su honestidad y decencia.
Ellos tuvieron el matrimonio que yo quisiera algún día tener.
Recuerdo a mi padre pendiente de mi madre, y a ella trabajando duro para que todo esté en orden. Mi padre la protegía y consentía, y mi madre era feliz cuidándonos hasta la tarde cuando llegaba mi padre cansado por el trabajo arduo, con la generosidad enorme que solo las madres poseen, para seguir cuidándolo a el como si fuese un niño mas.
Inmerso estaba en mis recuerdos, cuando comenzó a llegar mi familia, hermanos, hermanas, sobrinos, cuñados, y todos los que en mis recuerdos eran niños se presentaron ante mi como adultos realizados, con familias, hijos, y con las mismas razones para el encuentro: el amor.
Mi sobrino adolescente, suele llegar a la casa de mi madre, con sus novias también adolescentes, como alardeando de una virilidad que asoma despacio entre cambios de voz y cambios de ropa.
Las niñas a veces me miran como queriendo saber mas de mi, otras... me odian.
Casi todas conocen el personaje, y mi sobrino obviamente se encarga de contarles a todas quien soy. A mi me causa gracia, y me da risa. Pero disimulo, tan solo para no ponerlo incómodo.
Hoy llegó una niña de trece años, hermosa, suave y delicada, su sonrisa amplia se abrió a mi como conociéndome, como si fuese su tío también.
Vestía jeans, una blusa negra de mangas largas y calzado deportivo. Nada fuera de lo común para alguien de su edad, aunque físicamente aparentaba mas años, sin embargo había algo en ella que detecté apenas la vi, aunque en principios no supe que era.
En el momento después del almuerzo, la niña y mi sobrino se ofrecieron para levantar la mesa y lavar los platos y todo lo demás. Les ayudé a levantar la mesa, entre charlas, chistes y olorcito a café recién preparado.
Me acerqué para alcanzar los platos para lavar, y vi a la niña, con las mangas de su remera arremangadas hasta los codos, estaba dispuesta para comenzar a lavar los platos, pero mi visión fue tan espantosa, que no pude evitar dejar caer uno, con el consiguiente ruido a vidrios rotos.
Los antebrazos de la niña estaban todos rayados, cortados y llenos de cicatrices.
Nadie pudo notarlo, solo yo.
Las marcas en la piel estaban curadas, cerradas y aunque no se veían a simple vista, pude verlas.
De pronto me recorrió un escalofrío por la espalda, y fue así como dejé caer el ruidoso plato.
Levanté torpemente los trozos de vidrio, los arrojé a la basura, y volví adonde la niña lavaba las vajillas entre charlas y risas sin advertir que yo había visto las cicatrices.
Terminaron la tarea de la vajilla, y ambos se sentaron al sol para tomar el café.
Hablaban cómodamente, sencillos y francos como son los adolescentes y yo desde lejos los veía sin dejar de pensar en esa niña de trece años con marcas en los brazos.
Pensé en mi sobrino, que también llevaba una remera de mangas largas, y pensé en revisarle los brazos.
Estaba loco? como iba a hacerle algo así ? con que derecho?
Finalmente lo hice, y ante su mirada interrogativa no tuve mas que aclararle: "pensé que te habías tatuado". El niño rió y me dijo: tío estás loco? y regalándome una sonrisa burlona volvió con su noviecita al sol.
La belleza de la niña, me condujo a la imagen de mi pequeña, triste, oscura y solitaria. Ella volvía a mi mente una vez mas, reencarnada en esa niña, volvían sus ojos, su piel y su voz de entonces, las heridas en los brazos, los gritos y la violencia, el silencio y la apatía.
Ella tenia dos años mas y sus brazos lucían igual. Y luego se vieron peor, y cada vez mas horribles.
Recordé las veces que curé sus brazos, limpié la sangre de sus hermosos vestidos, o el tapizado de mi auto, o las veces que la llevé a una sala de emergencias para que la curen.
Recordé sus lágrimas, recordé su dolor, sus cicatrices y los besos que en ellas le di.
Con mis ojos cerrados al sol y mi cuerpo reposando en ese calor intenso, sentí escalofríos, helada el alma, frío y temblores, y tuve ganas de llorar.
Cuando cayó la tarde, los noviecitos se marcharon, pero antes, mientras se despedían de todos, la niña vino a despedirse de mi.
En silencio, y sin ofenderla, tomé su mano, levanté la manga de uno de sus brazos y sin que ella dijera una palabra, acaricié sus marcas y le pedí que no lo hiciera nunca mas.
La niña casi al borde de las lágrimas me miró directamente a los ojos y sin siquiera pestañear me abrazó fuerte, como se abraza a un padre, y casi murmurando me dijo: gracias.
Me quedé mudo, y no dejé de pensar en ella.
Hubiese querido preguntarle por qué? que es lo que te están haciendo? por que estás sufriendo tanto? pero no pude...
Luego ya en mi casa, solo, recordé sus brazos, sus ojos al borde del llanto, y el abrazo como pidiéndome ayuda.
Llamé a mi sobrino, y luego de hablar de otros temas sin importancia, hablamos de ella.
El niño comenzó a contarme la triste vida de la niña, abusada por su tío en la niñez, abandonada por su padre y con una madre ausente todo el día por trabajo. Me comentó que no son novios, que son mejores amigos, y que el también había visto los cortes en los brazos.
Luego hizo un silencio y me dijo: tío, sabes que? ella quería conocerte porque lee tu blog.

sábado, 8 de agosto de 2009

VACIO

(Silencio)

A veces puedo recapacitar y ver los errores que cometí.

Mi mente que no para un segundo, no puede equivocarse una y otra vez, recaer una y otra vez en los mismos dolores e interrogantes del pasado.

Hay amores imposibles? seguramente hubo, hay y habrá futuramente.

El amor que tuve por ella fue un amor posible, y sin embargo ella lo hizo imposible.
Y cuando fue bien imposible, intentó que pareciese posible. Pero ya era tarde.

Para todo, era tarde para todo.

Pero como ella posee "el arte de la seducción" pudo cambiarme por veinte hombres mejores que yo, y en su ambición hasta pudo crecer en base a ellos.
Realizó sus sueños mas anhelados, se sintió amada y ganó mucho dinero.
Tuvo una familia, un adorable sueño para el futuro, un auto lujoso, una casa, un marido, un perro de raza y diez gatos mejores que el que tuvo conmigo.
Tuvo fama y éxito, apareció en televisión, se convirtió en ídolo y referencia de aquellos a los que tanto suplicó atención.
Recuperó a su familia, los unió y finalmente pudieron amarla como ella necesitaba.
Les pudo regalar lo mejor de sus vidas, convirtió a sus padres en amorosos abuelos, a sus hermanos en tíos, y equilibró a la familia en una balanza feliz.
No se que puede faltarle, no se... si tiene todo lo que siempre quiso.
Seguramente nada le falta.

Y entonces?

Por que me busca?
por que me llama?

(Silencio)

Quizá porque ha cambiado tanto que su vida ya no le pertenece.
Tal vez porque se ha transformado en lo que deseaba ser, pero no en lo que la hace feliz.
Quizá porque cuando se ve al espejo no puede reconocerse.

Quizá porque cuando se refleja en mis ojos, se encuentra a si misma.
Y porque aún ,después de todo, necesita un abrazo que realmente sea suyo, solo para ella,
como aquellos abrazos que alguna vez le di.

martes, 4 de agosto de 2009

BANG BANG BANG

Anoche estuve recordando y realmente necesité estar muerto.
Pensé que sucedería de cometer suicidio, pensé en mi familia y realmente no valía la pena, elegí vivir una vez mas.
Morirse no es la solución a nuestros problemas, y puede ser el dolor de mucha gente, incluídos aquellos que jamás nos han demostrado su amor.
Varias veces ha rondado por mi mente la conclusión siguiente: cuando alguien intenta suicidarse, en realidad quiere matar a alguien mas. A quien? por qué? solo esa persona lo sabe.
La infelicidad siempre tiene un por qué.
La conciencia no perdona jamás.
Aquellos que hacen mucho daño y no tienen argumentos para defenderse.
Aquellos que inmersos en la soledad necesitan castigar a alguien.
Aquellos que no pueden enfrentar una realidad dolorosa, y eligen matarse antes que los maten, o quizá ya están muertos antes del suicidio.
Anoche imaginé mi suicidio como el medio de reencontrarme con mi amor.
La necesito, y no puedo aceptar su muerte.
Creo que jamás volveré a amar, me siento como el hombre de la foto, sentado esperando que el árbol crezca y me ahorque, regándolo a diario, para que llegue a crecer y darme la muerte.

Una persona que se hace llamar "analista" me dijo que este blog es triste.
Y tal vez tenga razón.
Tambien me dijo que escribo muy mal y que utilizo mal los adverbios. Y seguramente es cierto.
Pero en estos textos no pretendo dar cátedra del lenguaje, sino solo expresar lo que siento.
El hecho concreto es que "analista" vuelve una y otra vez a leerme.
Quizá porque el sabe que no soy un hijo de puta, ni un insensible, y que tengo argumentos válidos para sostener lo que defiendo, ya que "analista" es pedófilo e intenta defender sus ideas de amor y sexo libre con niños. Jamás estaré de acuerdo en un pensamiento como ese y siempre voy a enfrentarlo.
Y por qué lo menciono a "analista" ? porque me duele mucho.
Y aunque haya atravesado una experiencia terrible, no soy pedófilo ni pederasta, no tocaría una niña jamás en mi vida, y no voy por mi camino deseando infantes.

Por eso anoche recordé a mi mujer, a mi amor, y quise ir con ella.
Luego entendí que el suicidio no me llevaría a su lado, sinó bien lejos, porque ella seguramente estará con los buenos.
Decidí esperar y seguir amándola solo en este mundo al que todavía estoy atado.
Algún dia moriré y correré a su abrazo para lograr por fin encontrar a mi amor.

Y ese dia seguramente querré seguir viviendo para siempre.




La fiebre de un sábado azul

y un domingo sin tristezas.

Esquivas a tu corazón

y destrozas tu cabeza,

y en tu voz, sólo un pálido adios

y el reloj en tu puño marcó




las tres.


El sueño de un sol y de un mar

y una vida peligrosa

cambiando lo amargo por miel

y la gris ciudad por rosas

te hace bien, tanto como hace mal

te hace odiar, tanto como querer

y más.


Cambiaste de tiempo y de amor

y de música y de ideas

Cambiaste de sexo y de Dios

de color y de fronteras

pero en sí, nada más cambiarás

y un sensual abandono vendrá

y el fin.


Y llevas el caño a tu sien

apretando bien las muelas

y cierras los ojos y ves

todo el mar en primavera

bang, bang, bang

hojas muertas que caen,

siempre igual,

Los que no pueden más

se van.

TERREMOTOS EN EL MUNDO

TERREMOTOS EN EL MUNDO
Reza por ellos, tu podrías ser el próximo.

para vos

Quien yo?

Seguidores